foto-academicos-udec_tn

Brote de Influenza Equina: Académicos de Veterinaria UdeC participan en el primer estudio genético del virus en Chile

Considerando el negativo impacto que genera la Influenza Equina a la población de caballos, que solo en la Región del Biobío alcanza más de 50 mil ejemplares, es que Médicos Veterinarios de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad de Concepción en conjunto con profesionales del área de otras instituciones como la Universidad de Chile y el Servicio Agrícola y Ganadero SAG, desarrollaron un estudio genético sobre virus que provoca este enfermedad.

“Este año hubo un brote de Influenza Equina, que es una enfermedad que afecta solo al equino y no al humano, por lo que no se considera zoonosis, pero tiene una diseminación muy rápida en la población equina. En febrero de este año, me contactó el Dr. Víctor Neira, Virólogo de la Universidad de Chile y ex alumno de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UdeC, quien quería realizar el primer estudio genético del virus, ya que nunca se había hecho en Chile este estudio. Él trabajó con su tesista de doctorado, Dr. Juan Mena, también ex alumno de la UdeC, e hicieron el análisis tanto del virus causante del brote 2018 como de los virus de los brotes anteriores en Chile para establecer la relación genética que existe entre los virus de los distintos brotes que se han producido en nuestro País”, explicó el Dr. en Ciencias Silvoagropecuarias y Veterinarias, René Ortega, virólogo y académico de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UdeC.

En la investigación también participaron, el Dr. Juan Pablo Muñoz ex alumnos UdeC de la Séptima Región y el docente de clínica equina de la UdeC, Dr. Jaime Cruces, como referentes regionales, siendo los encargados de recolectar muestras de sus pacientes de la zona centro-sur. “El Dr. Neira se encargó de la zona central e hizo el análisis genético, nosotros además, aportamos después en la revisión del manuscrito,  algo que hicimos rápidamente, tanto así que ya fue publicado en la revista científica cuya base son las enfermedades emergentes a nivel mundial “Transboundary and emerging diseases” (https://doi.org/10.1111/tbed.12984), precisó el Dr. Ortega.

La sintomatología que presenta esta enfermedad se caracteriza por tos, conjuntivitis, fiebre de corta duración y flujo nasal, entre otras manifestaciones, que afecta a los caballos y lo interesante de este estudio es que nunca se había hecho un reporte del análisis genético del virus chileno. “Se sabe que el tipo de virus que afecta a los caballos es una cepa única (H3N8) en los últimos años y que se han producido brotes cada 6-7 años. Los años 1985-92, el 2006, el 2012 y ahora este año, entonces tiene una ciclicidad en la presentación y nunca se había hecho este tipo de estudio, trabajo que también fue apoyado por el Dr. Rubén Moreira del Servicio Agrícola Ganadero, SAG y otros profesionales de la U. de Chile, Pontificia Universidad Católica y la Universidad Tecnológica de Sidney, lo que amplía la red de colaboración que trabajó en esta investigación”, indicó el experto, quien además precisó que los índices de mortalidad son bajos en la población equina que se ve afectada por este virus, “el problema es que la enfermedad se disemina muy rápidamente y cada vez que se presenta en los equinos se  adoptan medidas de manejo y reposo, siendo los casos más graves tratados principalmente con  antiinflamatorios y antibióticos, para prevenir posible mortalidad”.

Es importante mencionar que los brotes se producen en tiempos que ocurren las competencias ecuestres en Chile, tanto de rodeo como de polo o carreras de resistencia y por lo mismo la enfermedad se disemina por todo el país.

Hasta ahora se ha determinado que la enfermedad se produce cada  6 o 7 años y aunque existe una vacuna para tratarla esta ya no está siendo tan eficiente en la prevención de la presentación de enfermedad, lo que de acuerdo a los expertos es una llamado de atención, respecto de la protectividad de las vacunas comerciales. Con un buen tratamiento el caballo se debería recuperar en un periodo de 1 a 2 semanas aproximadamente.